Adiós Monumental

La selección se despidió de un Monumental repleto con una cómoda victoria por 3 a 0 frente a Trinidad y Tobago. Rodrigo Palacio, Javier Mascherano y Maximiliano Rodríguez los autores de los goles. 

La cancha de River mantuvo su clima festivo. Ese que lo tuvo, recientemente, a puro festejo gracias a la conquista conseguida por el que fuera el equipo de Ramón Díaz. Ayer el éxito, sin mucho esfuerzo, fue del conjunto nacional que goleó sin despeinarse a su par de Trinidad y Tobago. A pesar del resultado, el objetivo no se cumplió: Martín Demichelis que volvía al equipo y Rodrigo Palacio terminaron con sendas molestias en sus tobillos. El funcionamiento tampoco fue el mejor.

Del 11 que vislumbra el entrenador para el debut frente a Bosnia se ausentaron Sergio Agüero, Gonzalo Higuaín, Ezequiel Garay y Pablo Zabaleta que tenían algunas molestias. Y dos de los cuatro reemplazantes terminaron averiados.Los otros dos que se metieron en la alineación titular fueron Ezequiel Lavezzi y Hugo Campagnaro. A pesar de la fortaleza que mostraba el equipo ideado por Sabella, aún con los cambios, hubo algunos desajustes defensivos y poca efectividad en el arco rival ante un conjunto de escasa capacidad técnica.

Si bien es cierto que el seleccionado no quería “sorpresas” y evitó los roces, lo cual lo llevó a jugar a menor velocidad y con menos intensidad, también lo es que no consiguió un dominio abrumador, que pasó algún sofocón en defensa y que estuvo bastante errático en la definición. Más allá de las múltiples opciones de los primeros 45, con dos muy claras una en los pies de Messi y otra en la cabeza de Palacio, en la jugada final Palacio se redimió y nuevamente de cabeza, pero esta vez con acierto, cambió un corner por gol con complicidad del arquero Jan Michael Williams.

En la segunda parte, de arranque “Micho” y Gago le dejaron sus lugares a José Basanta y Lucas Biglia. Y si bien no hubo tantas llegadas como en la primera parte, sí hubo mayor puntería. Javier Mascherano, subcapitán y emblema del equipo, capturó el rebote de un bonito tiro libre ejecutado por Messi que se estrelló contra el palo izquierdo del equipo caribeño. Poco tiempo después, al minuto 19, Maximiliano Rodríguez que había ingresado por Lavezzi, y gana cada vez más confianza por sus goles y su experiencia mundialista, sentenció el tanteador al enviar a la red un pase de atrás de Rodrigo Palacio quien había demostrado velocidad y astucia para eludir y evitar que la pelota se perdiera por la raya final.

A los 17 Enzo Pérez por Di María, a los 24 Ricardo Álvarez por Mascherano y a los 30 Augusto Fernández por Palacio fueron las otras variantes que tuvo el equipo argentino. El público de Capital Federal despidió con gran euforia a un conjunto que jugó por primera vez con la lista confirmada.

Las charlas futboleras de la lista final de 23 no fueron protagonizadas, en la previa del match, por la ausencia de Carlos Tevez. El punto más llamativo fue la baja de Ever Banega, sustituto natural de Fernando Gago en las Eliminatorias y un posible recambio para el jugador boquense que viene acechado por las lesiones musculares. “Pachorra” Sabella pareció haberse inclinado por jugadores más corredores, capaces de cubrir las bandas y también de acomodarse junto al volante central cuando la situación lo requiera.

Tal es el caso de Augusto Fernández, que logró recuperarse de su lesión en tiempo record y mostró un gran compromiso con el equipo. También de Enzo Pérez, que tuvo un buen andar en el Benfica y es polifuncional para el entrenador, y del mismísimo Ricky Álvarez, con continuidad en el Inter, capaz de adaptarse a varios puestos y con mucha clase en su pie zurdo.

Ellos le ganaron la pulseada a Banega, quien luego de varios episodios desafortunados en Valencia tampoco encontró continuidad en el fútbol argentino en su amado Newell’s. Tampoco alcanzó el nivel que esperaba y se esperaba de él (a excepción del golazo que le hizo a Tigre donde mostró toda su clase). Su caso fue el más sorprendente, pero también dejaron sus lugares en la lista José Sosa, conocido y de confianza del DT aunque con pocos minutos y no de tanto peso en el Atlético de Madrid, y Nicolás Otamendi.

El defensor ex Vélez, que milita en el Atlético Minero de Ronaldinho y su futuro está en Valencia, “perdió” en el mano a mano como marcador central con Martín Demichelis que viene de ser campeón con el Manchester City. Su antecedente de lateral con la Albiceleste en el último mundial no lo favorece. Y en ese punto le sacó una ventaja Hugo Campagnaro, del Inter, que además tuvo mayor continuidad en el ciclo y se adapta con mayor comodidad a marcar junto a la línea.

Si bien el tridente ofensivo parece ser la apuesta inicial, el técnico con escuela pincharrata puede darle paso a un esquema más cauteloso a partir de una hipotética llegada a cuartos. Ya lo manifestó en conferencia de prensa. Cuando las papas quemen o el fuste del rival lo amerite, el entrenador podría optar por cuidar atrás, hacer tenencia y contención en el mediocampo y salir rápido de contraataque con los ases de arriba. Tal vez por eso la nomina marca 5 delanteros y no 6, modificando la ecuación en la que cada futbolista tiene un relevo natural en su demarcación.

Lo cierto, más allá de las decisiones y de los análisis, es que el sábado vuelve a rodar la pelota. Será  frente a Eslovenia, que viene de perder con Uruguay y tiene características similares a las de Bosnia, el rival del debut en la cita mundialista el domingo 15 de junio en Río de Janeiro a las 19 horas. El último match antes de viajar a Brasil será el sábado a las 15.45 en el estadio Ciudad de La Plata.

Antes del viaje, habrá una visita protocolar de la presidenta Cristina Kirchner para saludar al plantel y entregarle una Bandera Nacional. Luego, el lunes 9, el Boeing 737-700 de Aerolíneas Argentinas con capacidad para 128 pasajeros y ploteado con los colores patrios llevará a toda la delegación argentina rumbo a Belo Horizonte en un vuelo exclusivo. Recuperar la gloria conseguida en México 86 de la mano y del pie zurdo de Diego Maradona es el gran objetivo.

Deja un comentario