El potro salvaje: resumen del año de Juan Martín Del Potro

“Hablé con Jaite y Zabaleta y les comuniqué la determinación. No puedo dejar conforme a todos. Tengo como meta ganar más Grand Slam y ser el número uno del mundo”, explicó el tenista tandilense en una conferencia realizada a finales de 2012 en el Buenos Aires Lawn Tenis Club.

Con esas palabras dejó claro que el sueño históricamente esquivo de ganar la Copa Davis no era su prioridad. No quiso enfocarse en una supuesta mala relación con Martín Jaite o en diferencias con otros tenistas.

La controversial decisión provocó que parte del público le diera la espalda y lo tildara de egoísta. No obstante, su determinación también le trajo buenas noticias. En 2013 logró la máxima cantidad de puntos en una temporada (5.255) después de su gran 2009 (6.785) en el que había conseguido el histórico US Open. La cosecha de puntos la alcanzó en 67 partidos jugados con un récord de 51-16. Es la segunda vez que pasa los 5.000 puntos y la tercera que gana más de 50 partidos en el año. Al igual que en 2009, cerró el año en la quinta posición del ranking, esta vez a 545 unidades del tercer lugar. Es el único no europeo en el top ten y el único latinoamericano en el top 40 de un listado dominado por los tenistas europeos.

La excelente performance alcanzada le permitió, a los 25 años, superar la barrera de 300 victorias en su carrera (305 hasta hoy).  Es el sexto argentino en pasar esa marca, luego de Vilas (929), Nalbandian (383), Clerc (375), Chela (326) y Jaite (301).  Tanta cosecha de éxitos trajo consigo cuatro títulos, todos de nivel 500 (máximo ganador de la categoría en el año), lo que le permiten llegar a 17 en su carrera. Así se convirtió en el tercer argentino con más títulos después de los míticos Vilas y Clerc.

Al hacer un balance de 2013, La Torre de Tandil puede sentir que la cima mundial del tenis esta cada vez más cerca. Además de lo marca el ranking, Delpo  consiguió su mejor récord contra los Top 5 también desde 2009: 4-5 contra el 8-8 de aquella temporada. Ocurre lo mismo con su récord ante los top ten (6-7 contra 11-9 de 2009). Por primera vez en un mismo año sumó victorias ante Nadal, Djokovic, Murray, Ferrer y Federer, los que dominaron el circuito en los últimos años y sus compañeros en el top 6 de fin de temporada. Al igual que en 2009, derrotó a dos números 1 distintos en el año: Djokovic en Indian Wells y Nadal en Shanghai. Semejantes victorias ya le permiten ser el argentino que más victorias sumó (siete) contra los número uno en la Era Abierta.

La autocrítica seguramente pasará por no haber demostrado en los torneos de mayor valía, los Grand Slam, todo su potencia. Sin embargo, pudo alcanzar  una semifinal por primera vez en cuatro años al vencer al español David Ferrer en Wimbledon. También se metió en una final de Masters 1000 por primera vez desde 2009. En cuanto a puntaje, fue su mejor año en los torneos de esa categoría, con 2.020 unidades (dos finales y una semifinal como mejores resultados). Por último, se clasificó por cuarta vez al World Tour Finals y es, junto con Clerc, el segundo argentino con más participaciones en un Masters después de las ocho de Vilas. Con mejor suerte frente a Federer, cayó  4-6, 7-6 (7-2) y 7-5 en 2 horas y 26 minutos, se hubiera metido en las instancias finales luego de haber vencido en el partido inicial a Richard Gasquet en tres sets.

En materia de decisiones, antes de que finalice la temporada, el oriundo de Tandil decidió contratar a Tony Godsick, socio y manager de su ídolo Roger Federer. De esta forma, el empresario será el nuevo encargado de su estrategia comercial y reemplazará a Ugo Colombini, quien pasó a manejar el marketing del talentoso Andy Murray.

“Hice un gran año, terminé entre los primeros cinco luego de tres años y medio, les gané a los cuatro mejores del ranking y pude sumar títulos. Necesito mayor regularidad para 2014. Tengo mucho para sumar en los Grand Slam”, expresó Delpo.

Posteriormente, a través de una carta dirigida a la Asociación Argentina de Tenis, el tandilense fue tan directo y potente con sus palabras como lo es con la raqueta. Sobre la posibilidad de volver a la Copa Davis, escribió: “Estoy cansado de que se me invite por mail o mensajes y al mismo tiempo me presionen a través de cierta prensa sacando notas sobre si juego o no la Copa Davis, intentando dejarme mal parado frente a la opinión pública, me parece un doble discurso hipócrita. Lo mismo que ocurría el año pasado, cuando cualquier contestación o no contestación era rápidamente conocida por algunos periodistas”.

“Nunca fui consultado en la elección del capitán, superficies, sedes, etc, y una vez que lo hicieron, como para la serie con República Checa en el 2012, no consideraron mi opinión. Desde que participo en la Davis, sólo jugué una vez la primera serie del año, por temas de calendario y superficie. En estos días analizamos junto a mi equipo médico, físico, técnico, con muy poco tiempo debido a la urgente contestación que ustedes necesitan. No estaré en esta primera serie que se juega contra Italia”, concluyó y en una frase dejó claro cómo culminaba el 2013 y empezaba a delinear el 2014.

Deja un comentario