Unidos contra el crimen organizado

En busca de contrarrestar el crecimiento del crimen organizado, el lunes 30 de junio  se realizó el segundo encuentro nacional de la Red Antimafia Nacional (RAN) en un local del barrio porteño de Balvanera. Fue una jornada exitosa que duró más de diez horas y culminó con una conferencia de prensa en la legislatura porteña.

La Red Antimafia se basa en una premisa fundacional: la lucha por tres valores fundamentales como son el respeto por vida, la libertad y la dignidad. Propone un fuerte posicionamiento político, pero no partidario. Atraviesa distintas creencias religiosas, políticas y posturas ideológicas para lograr un frente transversal, tal como lo hace el crimen organizado que no distingue colores en la persecución de fines económicos.

Es una lucha asimétrica, pero con la profunda convicción de que el sentimiento humano de las personas honestas y con valor puede favorecer el trabajo en conjunto por el bien común. Esta es la cultura del encuentro que se proclama para cumplir con el deber de todos de dejar un mundo mejor de lo que lo encontramos.

Desde el nacimiento en abril de 2013 hasta hoy la Red creció exponencialmente y los escenarios sobre los que se vienen trabajando se complejizaron aún más. Por eso era necesario un segundo encuentro para poner en discusión el documento en el que quedaran establecidos los nuevos diagnósticos, los objetivos y las líneas de acción. Confraternizar las experiencias, conocerse personalmente, reunir fuerzas para que el combate se multiplique.

Entre todos los presentes ratificamos la declaración del primer Congreso contra la Trata y el Crimen Organizado de 2013 del que nació la Red. Ahí se estableció trabajar contra las redes de trata laboral y sexual, el narcotráfico, las coimas y la corrupción, el contrabando, los delitos ambientales, el lavado de dinero y el tráfico de órganos. Todos  delitos que forman parte de organizaciones mafiosas y crimen organizado con aval de ciertos sectores corruptos del Estado.

Cada una de las asambleas y multisectoriales de la Red conforma un canal por el cual los vecinos pierden el miedo de denunciar los delitos. Como dijo Oscar Wilde: “Dale una máscara al hombre y te dirá la verdad”. La Red Antimafia es esa mascara para que el pueblo pueda decir la verdad y no sentir miedo de hacerlo y sufrir represalias.

Con este concepto se identificaron 114 bunkers de drogas y 24 prostíbulos en Rosario en tan sólo dos semanas. Lo mismo que llevó identificar los 100 puntos narcos en Capital Federal luego verificados por la justicia. De esta misma forma se confeccionan los mapas del crimen organizado de cada región, ante los que el Estado no tiene más opción que responder, tal como sucedió en Córdoba, Rosario, en barrios porteños y Mar del Plata con la clausura de prostíbulos, talleres clandestinos y condenas por trata laboral y sexual con incautación de bienes.

En Argentina se estima un mínimo de 8000 prostíbulos y medio millón de personas esclavizadas, además de ser el primer país consumidor de cocaína y el tercer exportador mundial, según el último informe oficial de la ONU. Por eso uno de los promotores de la Red comentaba que “la mafia se casó con el Estado”.

Estamos convencidos de que el incremento de los niveles de inseguridad está íntimamente relacionado con el proceso de acumulación mafiosa de capital que corroe al Estado y que va conformando una casta empresarial de origen ilícito.

Se confirmaron entonces los 30 puntos de acción del primer Congreso y se estableció un plan de trabajo para el resto del año en base a tres áreas complementarias destinadas al enfrentamiento frontal contra las mafias desde las denuncias, a la promoción de políticas públicas concretas y a la capacitación de la ciudadanía.

A esto se le agregaron otros puntos como la incautación de los campos que tengan pistas de aterrizaje clandestinas del narcotráfico y bienes muebles e inmuebles de toda organización criminal para destinarlos a la reutilización social. Reclamar, además, que ningún mega-emprendimiento minero, petrolero o de construcción que implique desplazamiento por largo plazo de grandes contingentes de trabajadores se haga sin la debida planificación familiar y que la misma corra a costo de la empresa.

También exigimos la  activación de los radares para control del narcotráfico. Equiparar a las víctimas de adicciones con las victimas de trata en lo que respecta a su contención, reparación y reinserción social. Promover mediante leyes la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción y trata, y exigir la urgente reglamentación de la ley de trata.

El Balance a un año de trabajo de la Red Antimafia fue positivo aunque con grandes desafíos. Como comentó Gustavo Vera, “la organización de todo este encuentro salió 3.000 mil pesos (menos de un salario docente de media jornada) entre pasajes a los que no podían costearlo, seis o siete tartas de verdura, dos estufas eléctricas para un local helado y un par de termos y mates. El daño sufrido por las mafias en el primer año de vida de la red antimafia se mide por millones de pesos en materia de bunkers narcos, prostíbulos y talleres clandestinos clausurados y en varias políticas públicas que los medios comenzaron a visualizar y las fuerzas políticas se ven obligadas a balbucear. En el debe y el haber, claramente hay un superávit del bien común”.

La reunión contó con la presencia de Martha Pelloni de la Red infancia Robada, Gustavo Vera diputado porteño y titular de La Alameda, las multisectoriales de la Red Antimafia de Entre Ríos (en representación de Paraná, Concordia, General Campos, San Jaime de la Frontera), Córdoba, Santa Fe (Rosario, San Lorenzo, Sunchales, Rafaela), Mar del Plata, Río Gallegos, El Bolsón y Bariloche, y los promotores de la Red Antimafia de Esteban Echeverría, Lomas de Zamora y Quilmes de Buenos Aires, y la provincia de Salta.

Entre las organizaciones no gubernamentales dijeron presente Contadores forenses (especialistas en lucha contra el lavado de dinero), Crear vale la pena (artistas por cambio cultural), FOPEA (Foro de periodistas argentinos), Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (anticorrupción), Fundación Cambio democrático, Fundación Petisos, inclusive la Asamblea ambiental que lucha contra Monsanto en el barrio Malvinas Argentinas de Córdoba.

También los referentes de las asambleas vecinales de los barrios de Recoleta, Once, Versailles, Floresta y Constitución de la Red de Capital Federal, así como familiares de María Cash, Familiares de la tragedia ferroviaria de Once y el cacique Félix Díaz de la comunidad Qom de Formosa; miembros de la pastoral migratoria de Río Gallegos, de la pastoral social de Rosario, los mercedarios de Córdoba, una pastora de la Iglesia Evangélica Puente a la Vida, y el rabino Damián Karo.  Porque reunidos la chance de cambiar las tendencias criminales se amplían.

(*) Integrante de la Red Antimafia. Estudiante avanzada de Ciencias de la Comunicación

Deja un comentario