Martín Piroyansky, brillo de actor y búsqueda como director

Plantear el caso de un joven con experiencia no es un oxímoron en el caso de Martin Piroyansky.Este inquieto actor de 30 años lleva una veintena de películas en el lomo y su última gran aparición había sido como galán en Permitidos, comedia en la que se animó a seducir a Liz Solari asumiendo el riesgo de perder a Lali Espósito. Sin embargo, su prolífica carrera artística no se detiene y ya puede vérselo nuevamente en la pantalla grande en Maldito seas Waterfall. También es guionista y director. Su primera aventura en estos ámbitos la encaró en el corto No me ama –  https://vimeo.com/25803177 – y luego continuó con Abril en Nueva York y Voley. Además incursiona en producción. “Me encanta contar historias y el amor es un condimento que no puede faltar”, contó en exclusiva para Revista Coyuntura, luego de una extensa jornada de filmación para su próximo proyecto.

¿Qué podría contar de Maldito seas Waterfall, la última película en la que se lo puede ver?

Es una película que a mí me gusta. Una comedia bastante particular y estoy contento de que llegó a los cines para que la gente la pueda ver. Es la historia de Roque Waterfall, un joven de 30 años que perdió a sus padres y heredó un departamento que le permite vivir de rentas. Básicamente es una persona que no trabajó nunca ni le interesa hacerlo. Que le gusta tomarse un café cuando se levanta, ir a un bar a leer el diario, fumar marihuana y encontrarse con un amigo. No le interesa nada más que eso, una vida muy tranquila, despojada y simple, que se verá modificada por el acercamiento con un cineasta al que lo cautivó su forma de ser.

Antes de este protagónico también tuvo un papel principal en Permitidos. ¿Qué opina de la repercusión que tuvo a partir del vínculo con las redes sociales y de la aparición de Lali Espósito?

Estuvo buenísimo hacerla y también lo que pasó con el público. La fue a ver mucha gente y lo de Lali fue muy destacado. Fue mi quinta película con Ariel Winograd como director. Fue una grata experiencia.

Recién mencionó al director y usted también desempeña ese rol. ¿Dónde se siente más cómodo?

Te puedo decir que la dirección es lo que más me interesa. Lo bueno es que no termino nunca de estar cómodo y eso favorece la investigación constante.

Al momento de recibir alguna marcación, ¿se permite interactuar como un par o prefiere cambiar el chip y entregarse a la mirada del director de turno?

Cuando acepto un proyecto confío mucho en la persona que está encargada de la dirección. Me gusta cambiar el chip y no pensar como director. Aunque, obviamente, a veces no puedo evitarlo y me imagino cómo lo haría yo. Pero es más un juego conmigo mismo que algo adrede. Además, al ver cómo dirige otro aprendo todo el tiempo.

¿En qué está incursionando actualmente?  

Estoy grabando la segunda temporada de Psiconautas para TBS. Empezamos a mediados de octubre. Es muy agotador, pero muy divertido de hacer. Arrancamos a las 6.30 y seguimos hasta la tarde.

¿Los papeles que interpreta se parecen a usted realmente?

Depende el caso. A veces sí me identifico con los personajes y otras no. Me gustan las dos cosas, de hacer opuestos o parecidos. En general trato de que no se me parezcan. Pero cada oportunidad que surge es distinta a la otra.

¿Dónde nació? ¿Siente que lleva algo de su barrio a sus creaciones?

Soy porteño del barrio de Flores. No creo que lleve algo conscientemente, pero al vivir 21 años ahí seguramente hay cosas que me influenciaron y me hacen ser quien soy. Lo digo en todo sentido, no sólo con el barrio. También con la gente que crecí y me formó. Todo rebota en vos y habla en algún momento.

¿Cómo observa la posibilidad de que cada vez más la gente pueda “armar” la programación de acuerdo a sus gustos? Que ya no sea presa del zapping y pueda buscar contenido en diversos formatos. ¿Esto hace que el actor deba ser más versátil para moverse por distintos lados?

Siento que la televisión sigue teniendo un rol preponderante. A la gente le gusta mirar la tele. Es cierto que la audiencia en internet creció un montón y sigue aumentado. En mi caso hago lo que tenga a mi alcance. Si quiero hacer algo y me parece que la mejor manera de llevarlo adelante es a través de una serie web lo hago. Y si lo puedo hacer en la tele lo hago en la tele. Y así un poco voy transitando los distintos ámbitos y cuando puedo hacer alguna crítica la hago. Le voy buscando la vuelta a cada proyecto, que siempre depende de la idea que uno tenga. Algunas son un para un corto o una serie, otras para un largo. Cada una tiene sus características.

Mirando a mediano y largo plazo, contemplando los distintos formatos que mencionaba, ¿qué le gustaría hacer?

Sinceramente, me gustaría dirigir muchas películas. Eso es lo que más me interesa. Sigo buscando mi impronta. A veces alguien me dice que determinada cosa es típica mía y yo no soy del todo consciente de eso. Creo que le debe pasar a todo el mundo. Es como cuando alguien te dice que tenés una personalidad determinada y uno se sorprende de la imagen que tienen desde afuera. Creo que lo mismo pasa con lo que uno produce, en la que el inconsciente aflora sin querer. Sí intento variar el tono. Investigar y probar cosas es lo que más me divierte. Aunque en el fondo siento que hay algo que unifica todas las cosas que hago.

¿A dónde vive actualmente? ¿Con quién? ¿Tiene algún hobby?

Ahora vivo solo en Palermo. En este momento sólo trabajo. Lo único extra que puedo hacer es escribir, pero es parte de lo mismo. Depende mucho también de la época del año. Mi vida cambia de un momento a otro. El mes pasado estuve viviendo en España y estuve haciendo una película. Ahora volví y tengo tres meses con Psiconautas, que viene con un ritmo muy demandante. De pronto puedo liberarme un poco y escribir algo. Después lo filmo y lo edito y así voy buscando opciones.

A diferencia de muchos colegas, pocas veces le tocó parar. Parece ajeno a la incertidumbre laboral. ¿Aconseja a sus pares?

Trato de ayudar a todos los que pueda y a la vez tengo mucha gente que me ayuda todo el tiempo. Es un ida y vuelta. Lo que está a mi alcance lo aprovecho para dar una mano. También soy muy agradecido a muchas personas que hacen cosas por mí. En mi caso, intento que en el momento laboral todos la pasen bien y sea un pla

Deja un comentario