Recortes en comedores escolares bonaerenses

SUTEBA, en el marco del Frente Gremial Docente Bonaerense (FGDB), protagonizó una masiva movilización a la Casa de la Provincia de Buenos Aires el miércoles 11 de junio.

Denuncian que, a pesar del conflicto que duró 17 días al comienzo del ciclo lectivo, el gobierno bonaerense no cumple con los comedores, infraestructura y mobiliario.

Por la protesta, los chicos nuevamente perdieron otro día de clase. Aunque el reclamo busca restablecer también sus derechos. Aquellos derechos que hicieron que muchos niños y niñas dejaran de comer en sus escuelas y que muchos otros lo hagan a diario con una comida de peor calidad. Sólo una vez a la semana comen carne – picada –  y hay un importante deterioro en la calidad nutritiva. Así lo explicó la Secretaria de Cultura y Educación del SUTEBA, Silvia Almazán, a Revista Coyuntura.

“El presupuesto que se maneja es prácticamente el mismo entre 2013 y 2014. Sin embargo, aumentó el valor de lo que se destina a cada comida. El almuerzo pasó de $5 a $6,30 y el desayuno o la merienda de $2 a $2,60. Así hay menos estudiantes que se alimentan”, agregó Almazán.

Además de la situación en los comedores, en la movilización del miércoles también se expresó el mal estado de la infraestructura edilicia de las escuelas – que lleva a perder días de clases -, el déficit de atención en el IOMA y la situación salarial de los docentes que, con un tramo aún sin percibir del último aumento acordado, consideran que su remuneración debiera actualizarse de acuerdo a la evolución de las variables económicas marcadas por el  índice de precios al consumidor (IPC).

“Denunciamos la decisión política inexplicable en la Provincia de Buenos Aires, por parte del Ministerio de Desarrollo Social del gobierno bonaerense, que implica el recorte del 30% del cupo de los comedores escolares, desayuno y merienda universal. Es una medida que, según nuestra proyección deja sin comer a casi medio millon de chicos en la Provincia”, expresó el Secretario General de SUTEBA, Roberto Baradel.

Oscar de Isasi, secretario General electo de la CTA bonaerense, opinó sobre el Instituto de Obra Médica Asistencial (IOMA) con la agencia de noticias de la CTA y tomamos sus palabras. “La obra social está sufriendo un vaciamiento por parte del gobierno Provincial que utiliza al IOMA como una caja política y para hacer negocios con los grupos económicos que operan en el sector salud”.

“Los trabajadores del Estado que somos quienes la financiamos vemos como cada vez se deteriora la prestación y se cubren menos prácticas. Las largas colas y las demoras en meses están siendo cuestiones cotidianas, y cada vez más los trabajadores deben sacar de sus magros salarios para las prestaciones”, concluyó.

Deja un comentario