El sindicalismo opositor, nuevamente a Plaza de Mayo

Luego del paro general del 10 de abril, Hugo Moyano de la CGT Azopardo y Luis Barrionuevo de la CGT Azul y Blanca vuelven a la carga. Reclaman por la inseguridad, inflación y desocupación.La movilización comenzará a partir de las 15 en  Plaza de Mayo. El gremio conducido por Antonio Caló fue al paro ayer, pero no se pliega al reclamo.

La convocatoria del dirigente camionero fue realizada a “todos los hombres y mujeres de buena voluntad sin distinciones gremiales”. Confirmó que “no habrá discursos y sólo se leerá un documento” con el objetivo de “mostrarle a toda la sociedad que interpretamos el reclamo que hacen por falta de seguridad, contra la inflación y la desocupación, demandas a las que el gobierno tiene que dar respuesta”.  Los portadores de las consignas serán decenas de chicos que subirán al escenario en busca de mostrar un compromiso con el mañana del país.

En esta oportunidad no se suma la CTA liderada por Pablo Micheli. Otra diferencia será que en esta ocasión sí se podrá viajar. Así lo confirmó el secretario de Prensa de la Unión Tranviarios Automotor, Mario Calegari: “La UTA va a trabajar normalmente, no adherimos a la marcha. Los colectivos de corta, media y larga distancia, así como los subterráneos de la ciudad van a trabajar con normalidad”.

La respuesta del Ejecutivo llegó de manera anticipada. Por la mañana, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, rechazó la movilización en su conferencia de prensa diaria: “Me sorprende siempre que no haya nunca una crítica ni para los comerciantes inescrupulosos que remarcan, ni para los industriales que en abuso de posición dominante remarcan a mansalva, ni para los empresarios que se apropian de parte del excedente de la cadena de valor perjudicando al conjunto del pueblo”.

Por otra parte, consideró que los reclamos por seguridad deberían apuntarse a las gobernaciones y no a Plaza de Mayo. “Deberían dirigirse al gobernador (Daniel) Scioli en la provincia de Buenos Aires, a José Manuel De la Sota en Córdoba, a Antonio Bonfatti en Santa Fe y también a la parte que le corresponde al jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”, agregó.

La Unión Obrera Metalúrgica (UOM), gremio conducido por la máxima autoridad de la CGT oficialista Antonio Caló, realizó ayer un paro de 24 horas en busca de mejores condiciones salariales. Si bien habían marcado punta cerrando una paritaria de 26,5% a fines de marzo, exigen que el aumento se haga efectivo en el salario luego de tres quincenas de dilación. Además, buscan sumar incentivos por producción y presentismo. Los principales apuntados fueron las empresas siderúrgicas del Grupo Techint y Arcelor Mittal.

“El salario de los trabajadores siderúrgicos se compone del básico, más un salario conformado por adicionales que se pactan con las empresas. Las siderúrgicas más grandes del país, que son las que ganaron más plata, son las que se niegan a pagar el aumento acordado en paritarias”, indicó ayer Abel Furlán, secretario de prensa de la UOM.

Deja un comentario