Buscan viáticos más baratos para estudiantes universitarios

El jueves 27 de febrero el Movimiento Universitario Sur se movilizó por diferentes cabeceras de subte para exigir la implementación de una tarifa social en ese medio de transporte para estudiantes y docentes universitarios.

Los estudiantes de Movimiento Sur vienen llevando adelante la campaña por el Boleto Educativo Nacional desde hace más de un año con diferentes intervenciones, movilizaciones y clases públicas. Así, se presentaron en la secretaría de Transporte de la Nación, en SBASE y lograron, incluso, la aprobación del Consejo Superior de la UBA para que se declare de interés institucional esta iniciativa.

La demanda retoma un reclamo histórico que se torna más vigente aún por la creciente inflación que afecta a los sectores con menores recursos y de manera directa a los estudiantes. La inflación se hace sentir en el aumento de los materiales, pero principalmente en lo costoso que resulta simplemente trasladarse a los establecimientos educativos a partir de los constantes aumentos. Las tarifas de colectivo ya alcanzaron un mínimo de $2,5 (con la SUBE) y el macrismo planea aumentar el subte a $4,5.

“Consideramos que la inflación imperante y la constante suba de tarifas del transporte son una traba importante para garantizar el derecho al acceso a la educación, el ingreso, permanencia y egreso en la universidad. Es por eso que nos estamos movilizando y exigiendo que se implemente en la Ciudad de Buenos Aires la tarifa social del subte y a nivel nacional el Boleto Educativo Gratuito para trenes y colectivos”, explicaron desde el Movimiento Sur.

Consultado por Revista Coyuntura, Leandro Carnelli, referente de este espacio estudiantil, apuntó a que buscan discutir qué papel le quieren dar a la Educación el gobierno porteño y el Nacional. “La UBA es la principal universidad del país. Allí estudian alumnos del conurbano y del interior del país. Para ellos, como para los que viven en la ciudad, el subte es la principal forma de llegar a los establecimientos educativos. Por eso, los recientes aumentos, así como los que vendrán, impactan de lleno en sus bolsillos”, opinó.

En 2013, el diputado porteño Alejandro Bodart consiguió detener momentáneamente el aumento anterior del subte con una presentación judicial. Pero finalmente el alza llegó. Con éste, el Gobierno de la Ciudad impulsó una tarifa social para los beneficiarios de planes sociales administrados por el GCBA, para quienes perciben el Plan Jefes y Jefas de Hogar, para personas en situación de desempleo crónico o recurrente, personas que acrediten ingresos familiares por debajo de la canasta básica familiar que publica el INDEC, personas en situación de indigencia, beneficiarios del subsidio por la tragedia de Cromañón, ex combatientes de Malvinas y también aquellos grupos identificados por normas vigentes de la Ciudad de Buenos Aires con necesidades especiales o en situación de alta vulnerabilidad social.

Todos ellos, a partir de realizar los trámites correspondientes,  obtienen una tarifa de $2,5 en lugar de los $3,5 actuales. Sin embargo, los estudiantes universitarios no están contemplados en este grupo.

Maximiliano Ferraro, vicepresidente tercero de la Legislatura porteña y legislador de UNEN, presentó un proyecto de ley que amplía los beneficios de la Tarifa Social del Subterráneo y Premetro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“Apoyamos el proyecto de Ferraro. En este momento en el país hay un millón y medio de pibes que no trabajan ni estudian. Consideramos que, para que se vuelquen a la educación, se necesitan medidas de fondo. Conseguir un beneficio en los viáticos para ellos podría ser un primer paso”, agregó Carnelli.

Desde Movimiento Sur impulsan que los estudiantes de establecimientos públicos educativos del nivel inicial, primario, secundario y terciario y universitario radicado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires obtengan un 80% de reducción del valor del pasaje.

También los docentes que se desempeñen como tales en establecimientos públicos educativos del nivel inicial, primario, secundario y terciario y universitario radicado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, un 60% de reducción.

Este proyecto, que llevan adelante con principal impulso en la Ciudad, buscan que pueda replicarse a nivel nacional con medidas similares para todos los transportes públicos.

“La respuesta a nuestra campaña ha sido muy buena por parte de los usuarios. Ya juntamos más de 2 mil firmas y seguiremos consiguiendo muchas más. Los estudiantes también nos han dado pleno apoyo.  Sin embargo no hemos tenido ninguna respuesta desde el gobierno nacional o de la Ciudad de Buenos Aires a pesar de los múltiples pedidos de reunión por este tema. Por eso, en algunas semanas haremos una movilización a la Legislatura”, concluyo.

Deja un comentario