Zona de Sentidos: un proyecto inclusivo que replica sonrisas

Un nacimiento prematuro y una niña que llegó al mundo con una lesión cerebral sorprendió a Daniela y Fernando, sus padres. “Con el nacimiento de Sofía nos sumergimos en un mundo nuevo, totalmente desconocido. Nos sorprendió la dedicación de otras familias y profesionales para mejorar la calidad de vida de nuestros hijos. Y eso nos llenó de gratitud y entusiasmo para sumar nuestro aporte desde este espacio”, explicó Daniela Briñón, creadora de Zona de Sentidos y mamá de esta bella niña.

A partir de las experiencias que fueron viviendo diariamente con Sofía, esta madre descubrió que los materiales de rehabilitación y los juegos para niños con discapacidad no siempre estaban al alcance de la mano de cualquier padre. Muchas veces había que inventarlos o mover cielo y tierra para conseguirlos en el poco tiempo libre que se colaba en una rutina diaria cargada de terapias, trabajo y vida familiar. De la misma manera, Daniela Briñón, quien debió  dejar su trabajo de dedicación completa para ocuparse de su chiquita, percibió que otras familias vivían situaciones y necesidades similares a las suyas, ya sea en relación a los productos que la rehabilitación le demanda, como a la imperiosa necesidad de información y contención.

Por eso creó Zona de Sentidos, un espacio para chicos extraordinarios, que ofrece juguetes, ayudas técnicas y equipamientos especialmente diseñados para niños con discapacidad. El principal objetivo de este emprendimiento es brindar herramientas que faciliten el día a día de los chicos y sus familias. ¿Cómo lo logra? A través de productos originales, versátiles y duraderos que pueden utilizarse con fines terapéuticos o recreativos.  Esta iniciativa tiene su portal – www.zonadesentidos.com – un blog con novedades, datos útiles e historias de vida y una fanpage en Facebook con más de 30.000 amigos.

La misión de este proyecto es mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad y su entorno familiar a través de productos de primera calidad, información y un cálido espacio de encuentro e intercambio de experiencias. “No puede ser que todos tengan que pasar por lo mismo que nos tocó a nosotros. Las cosas tienen que ser más fáciles. Con este proyecto apuntamos en esa dirección. La mejoría principal de Sofía la observé en su sonrisa”, concluyó.

 

 

Deja un comentario